domingo, 12 de agosto de 2018

Primero aprovechó una dejada de James Milner y después se dio la vuelta para acertar tras un pase del brasileño

Considerado el principal rival del Mánchester City en su defensa del título, el Liverpool, subcampeón europeo, inició la Premier League con un triunfo 4-0 ante el West Ham, este domingo en Anfield, con un doblete del senegalés Sadio Mané.

Antes de los goles de Mané (45+2, 53), abrió el marcador el egipcio Mohamed Salah (19), puntual a su cita con el gol tras finalizar el curso pasado como máximo artillero de la Premier con 32 tantos.

Cerró la cuenta Daniel Sturridge (88), en el primer balón que tocó, justo después de haber sustituido a Salah.

La pausa veraniega no ha tenido efectos en los Reds de Jurgen Klopp, que mostraron gran fluidez en ataque (65% de posesión y 18 disparos), incluyendo una gran actuación del guineano Naby Keita, que en su bautizo en Anfield dejó un muestrario de lo que puede ofrecer, incluyendo la jugada que terminó en el gol inicial de Salah.

Keita, fichado del Leipzig por 50 millons de euros, condujo con potencia y calidad sirviendo para que el lateral Andrew Robertson diera el pase de la muerte al ‘Faraón’ Salah.

Mané, muy atento, primero aprovechó una dejada de James Milner y después se dio la vuelta para acertar tras un pase del brasileño Roberto Firminho.

La fiesta local la cerró Sturridge, que acudió al segundo palo en un córner para mostrar olfato y rematar de primeras, cuando no hacía un minuto que estaba en el campo. Un baile como celebración certificó la alegría del internacional inglés.

El West Ham, que inició un ambicioso proyecto dirigido por el técnico chileno Manuel Pellegrini en el que ha invertido más de 100 millones de euros en diez fichajes, casi no inquietó al arquero brasileño Alisson, que se aburrió en su estreno en Anfield.

Por : n // agosto 12, 2018
Categoria:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.